Concurso de ideas, usos náutico-deportivos.

*En colaboración con el ingeniero Cristian Sieira.

Integración del edificio en el entorno natural.

Del mismo modo que los astilleros tradicionales y otras muestras de la arquitectura tradicional gallega han basado sus principios fundamentales en la sostenibilidad y el bajo impacto, en la actualidad debemos aplicar los medios técnicos contemporáneos para alcanzar los esos mismos objetivos.

El proyecto parte de la voluntad de construir un edificio de poca opacidad pero suficiente compacidad. La relación con el entorno se busca a partir de una formalización ligera o fragmentada, pero la eficiencia energética nos demanda un edificio compacto, con pocas pérdidas y de captación solar variable, así como lo es el clima. Se plantea la ligereza aparente a partir del predominio de la horizontalidad y la transparencia o translucidez.

El punto de partida como cubierta –plano horizontal demanda su despliegue en altura para albergar los distintos usos, regular la captación solar mediante la configuración de grandes aleros y a través del escalonamiento reducir su impacto en el entorno natural.

123

 

 

 

 

La integración se plantea a todos los niveles mediante los materiales y la forma, explotando la estrategia de partida para cada nivel de diálogo, según orientación.

a) Sureste (playa, mar)

Es la orientación de las vistas, del contacto con la arena y del acceso desde los angares con las piraguas y dornas, así como el acceso a pie desde la playa. La horizontalidad de la propuesta dialoga con el límite marino, ofreciendo suaves escalonamientos que permiten reducir la escala percibida desde la costa y adaptar el edificio a los vientos. El reparto de usos refuerza la idea del escalonamiento dadas las diferencias en cuanto a necesidades de altura. Por debajo del plano horizontal, materiales trasparentes o translúcidos y en prolongación del pavimento existente madera en rampas y zonas de estar. El escalonamiento, además permite configurar una plaza mirador en conexión con la terraza de la cafetería y acceso a zonas administrativas y aulas de formación.

5

 

b) Suroeste (naturaleza, vía de acceso).

Se escalona totalmente el edificio en esta orientación, puesto que es el lindero terrestre más natural, sin edificaciones. Además se produce el acceso desde aquí, por lo que se plantea la ubicación del aparcamiento atrás, al norte y en el lindero suroeste el acceso principal en planta primera.  Se invita a los visitantes que no van directamente a los hangares y vestuarios en planta baja, a pasear mientras ascienden por rampas o escaleras al nivel superior. De nuevo conseguimos control solar con los aleros y reducción del impacto del volumen en su entorno inmediato.

6

 

c) Norte-Oeste (parcela con edificación e interior isla).

En estos casos, puesto que se da el caso de edificaciones existentes y el terreno empieza suavemente a ascender, se ubican los programas de más altura. No obstante, las zonas de dos plantas y por lo tanto de mayor altura, se dispondrán en la zona central del edificio, atenuando su escala con respecto a linderos.

7

 

Otros conceptos que han tenido influencia en la solución adoptada han sido los relacionados con los usos náuticos-deportivos:

Usos deportivos: se plantea un edificio dinámico, que sugiera una senda por donde subir o correr, permitiendo así un enlace suave y accesible con el terreno.

Piragüismo y Dorna: se adopta la afición por el perfecto equilibrio inestable, propio de las pequeñas embarcaciones y por la inclinación del plano de apoyo, que varía a partir del caminar de las personas por el edificio y que se transmite a los pilares del mismo.

8

 

En definitiva, y respondiendo a los condicionantes explicados se parte de un plano que se iza mediante su escalonamiento en continuidad ascendente, de tal forma que permite albergar los diferentes usos requeridos, relacionarse adecuadamente con el entorno reduciendo su impacto, controlar las pérdidas y ganancias energéticas y al mismo tiempo ofrecer a los usuarios un clima visual y sensitivo coherente con la actividad náutica y deportiva da desempeñar.

El programa.

Se parte de la convicción de que la conexión con el mar es fundamental en el caso de la zona destinada a piragüismo y a Dornas A Vela. Además el propio edificio debería partir de dicha conexión. Por lo que el plano plegado que genera forjados y cubiertas se podrá prolongar hacia el agua a modo de rampa. Esta conexión directa ubica dichas zonas en planta baja con conexión trasera de vehículos y delantera directa a la playa. El hangar de las dornas, de más altura se sitúa en la fachada colindante con edificio existente y más allá el puente de acceso a la Illa. Su altura permitirá al puente grúa mover las embarcaciones desde allí. La zona de Piragüismo también tiene acceso de vehículos desde el aparcamiento al norte, y al sur acceso directo a la playa. Además en Planta Baja también se han ubicado los vestuarios y la zona de recuperación directamente vinculada, con acceso independiente. De este modo, los usuarios de los hangares y talleres podrán acceder directamente a sus respectivas naves.

En la planta superior se ubica la parte más pública del programa. Al suroeste se dispone el acceso principal, que responde a la vía de acceso, centrado desde el aparcamiento y la playa. El control limita el acceso a la zona de gimnasios y vestuarios, así como al espacio a doble altura desde el cual se puede observar y explicar el trabajo desempeñado en el taller de Dornas. También desde aquí se accede a la administración y aulas de formación. La cafetería tiene acceso desde el vestíbulo y desde el mirador, a través de su terraza. La cafetería y zona de administración son los espacios dotados de inmejorables vistas, así como de la posibilidad de control dada su mayor altura.

Los espacios exteriores de circulación evitan interferencias entre vehículos y peatones, así como acceso al mar. Además se consigue una total accesibilidad mediante rampas exteriores, que en ocasiones se transforman en gradas donde poder realizar explicaciones o clases al aire libre o simplemente, descansar.

11

 

 

Construcción sostenible.

Nuestro clima es costero y moderadamente frío en invierno y cálido puntualmente en verano. Se caracteriza por las temperaturas frescas, la lluvia, la niebla y brisa. El viento constituye en importante inconveniente climático y el sol a pesar de la abundante nubosidad puede jugar un importante papel dado que las necesidades de calefacción son tan bajas que incluso la radiación difusa resulta de utilidad. Se parte de tres premisas básicas de diseño: compacidad, estanqueidad al viento y captación solar.

Además, dado el programa del edificio, podemos dividir el mismo en tres tipos de ambientes con requerimientos diferentes de confort térmico, lumínico y acústico: Los hangares o talleres , los gimnasios y vestuarios y las oficinas y locales de actividad sedentaria.

Esto supone una ventaja, ya que podremos utilizar los espacios de menor exigencia como los hangares como “colchón” intermedio entre los espacios más calefactados y el exterior. Esta posibilidad acentúa la idea de ubicar en la parte central las estancias con más exigencias y en el perímetro las de menor exigencia.

Además, desde el punto de vista de la iluminación, es sumamente importante desde el punto de vista energético, aprovechar la iluminación natural para poder desempeñar los trabajos propios de estos talleres sin un consumo excesivo.

Contacto con el terreno: el estudio geotécnico nos indicará las características del terreno que exigirá un tipo de cimentación determinado, posiblemente pilotaje. La propuesta no plantea  excavación dada la cota existente muy próxima al nivel del mar. Mantiene por lo tanto la cota existente. La solución de solera ventilada o losa de cimentación dependerán de las características del terreno.  El edificio se aislará del terreno para disminuir al máximo las pérdidas térmicas.

Los forjados se resuelven con losa de hormigón sobre soportes metálicos de perfiles laminados protegidos exteriormente frente a la corrosión y fuego. Se busca con la cubierta el conseguir la estabilidad térmica mediante varios sistemas:

–          Control solar: mediante aleros que regulan la captación solar según la estación.

–          Estabilidad térmica: mediante la combinación de aislamiento exterior e inercia térmica, evitando las pérdidas en invierno y evitando excesivas ganancias en verano, cuando más incidencia tiene en la cubierta.

–          Captación de calor por sistemas de colectores solares y chapas con circuitos integrados de cobre, que beneficia a la aportación de agua caliente sanitaria así como calefacción pero también refrescamiento.

–          La configuración continua de la cubierta permite la ventilación cruzada norte-sur, este-oeste, muy efectiva en días de calor.

Las fachadas, dada la necesidad de aporte lumínico y moderadas exigencias térmicas de los hangares y talleres, requieren soluciones más o menos continuas transparentes o translúcidas. Se propone la realización de un muro cortina que funcionara como una gran galería de regulación térmica, protegida por aleros y donde se estudiará, según uso y orientación el porcentaje transparente-translúcido mediante vidrios térmicos o sándwich de policarbonatos y aislantes. También se facilitará la ventilación para refrescamiento y captación de calor para locales centrales de mayores exigencias térmicas, permitiendo renovaciones de aire controladas. La estructura metálica soportará el muro cortina de forma que obtenga la mayor estanqueidad al viento posible, así como resistencia, favorecida asimismo por el propio perfil de la edificación.

12