70 VPO en Rekaldeberri.

Concurso de 70 viviendas en régimen de alquiler de Protección Oficial, en Rekaldeberri, Bilbao. O.A.L. Viviendas Municipales de Bilbao.

El edificio se sitúa en la zona sur, extremo del barrio de rekalde, en Bilbao. La situación respecto al centro-ciudad, la diferencia de cota altimétrica respecto al casco y la relación ANTIGUA CANTERA – DESNIVEL DEL SOLAR – CIUDAD,son las premisas que marcan las pautas de actuación.

 Así se adopta una solución que se quiebra para adaptarse a las difíciles condiciones topográficas del terreno existente (que dada la proximidad de la cantera posiblemente contenga roca en su subsuelo),y que mantiene un DIÁLOGO con lo que representa la superficie vertical de la CANTERA, para formar patios, zonas de aparcamiento y zonas de vistas cruzadas sobre la ciudad.

 Por su vulnerabilidad visual, posición elevada sobre el entorno y posición geográfica, se trata de crear una SIMBIOSIS entre la cantera y el edificio, mediante su FORMA y el MATERIAL de acabado de fachada. Dos elementos verticales que se miran y NO COMPITEN sino que dialogan con un mismo tratamiento general. Se busca una disposición de planos que se presenten como un conjunto a la ciudad, unos asomando tras otros y dejándose entrever e intuir.

 La superficie y la forma triangular de la parcela, el sitio, periferia próxima a la autopista de la ciudad de Bilbao, el programa exigido (un bloque de 70 viviendas de protección oficial), y la actitud pretendida de edificio singular y representativo, HITO,llevan a una forma plana que se fragmenta con el despiece de fachada y con continuos huecos verticales.

 La posición del gran volumen del edificio respecto a la parcela se toma en función de la calle de acceso, situada a una cota muy inferior y con una línea edificada al otro lado y la relación con el colegio y el espacio público.

Así, se concibe un espacio público previo, aterrazado según la complicada topografía existente y la pendiente que marca la calle,de acceso a los diferentes portales, que se sitúa sobre el aparcamiento y orientado a S-O, procurando que la altura del edificio no proyecte sombra en las horas más concurridas sobre él, ni sobre el  colegio en las horas de escuela.

         Este espacio aterrazado tiene continuidad formal y material en el edificio mediante los pliegues verticales, que surgen a partir de los saltos de cota en el plano horizontal del espacio público. Estos pliegues introducen los accesos a portales, galerías de orientación sur en plantas altas,y configuran los patios de servicio adaptando el edificio a la parcela.

El acceso a aparcamiento así como el acceso a portales viene configurado por estos pliegues horizontales y verticales respectivamente, coincidiendo al mismo nivel ambos accesos para cada grupo de viviendas, a través de tres diferentes cotas +70.70, +68.20, +62.50 según el desnivel propio de la calle. Se aprovecha por lo tanto la calle como enlace entre los diferentes niveles de aparcamientos aterrazados economizando la solución por ahorro de rampas, y excavación.

 El color, mediante piezas prefabricadas de hormigón con el árido de la zona intenta la integración urbana con el masivo uso de la cerámica, ladrillo cara vista, en las construcciones próximas, así como  dar una clara imagen reconocible en si misma ante una visión más lejana o una visión instantánea como es la de la autopista.

 Además, la fachada mantiene una continuidad formal y material con el pavimento, de la zona de accesos, con un despiece de junta similar y con el hormigón igualmente tratado, material muy adecuado para este tipo de usos públicos.

 Funcionalmente, el edificio se proyecta tanto hacia la cantera como a la ciudad, con la agrupación de locales húmedos volcados a los patios centrales, y las estancias-galería y dormitorios abiertos hacia la ciudad y cantera-parque (SE y SO respectivamente). La cara de la cantera se quiebra como continuación de los saltos de cota que aterrazan el terreno y se desplaza para, por una parte, poder abrir huecos a sur, y por otra poder ampliar el campo visual de las viviendas. En cambio la otra cara plana dialoga con la ciudad y los edificios a los que se enfrenta.

Viviendas de protección oficial.